¿Todavía no evolucionas a la era digital?

En repetidas ocasiones he llegado a escuchar una frase que ha llamado mi atención:

 “Una empresa que no está en constante cambio y no se adapta a las necesidades del cliente, tarde o temprano estará destinada al fracaso”

Cuando escuché esta frase por primera vez me encontraba en la presentación de fin de año de una prestigiosa empresa de calzado en México, para la cual trabajé un par de meses. Aquella empresa se había resistido durante años a incorporar sus productos a una plataforma digital en la cual sus clientes pudieran comprar el calzado virtualmente, además de que su estrategia en redes sociales no estaba funcionando.

Recuerdo bien las palabras del presentador al confesar frente a una multitud de colaboradores que la empresa se había tardado en innovar, la competencia iba varios pasos adelante y si en ese momento no realizaban la transición al mundo digital muy probablemente la empresa no llegaría a “sobrevivir”.

Esas palabras me recordaron un párrafo de un libro que acababa de leer de Jürgen Klaric, quien es investigador en Neuromarketing, en el cual Jürgen mencionó el caso de las cámaras Kodak, las cuales llegaron a ser las más aclamadas y vendidas durante un largo periodo, sin embargo, años más tarde, fueron desplazadas por la era digital y fue Cannon la empresa que aprovechó este cambio para lanzar sus productos y posicionarse como la empresa favorita de las cámaras digitales. Kodak se había tardado en adaptarse al cambio lo cual le costó muy caro al perder su posicionamiento.

 Era digital

Nos encontramos a un paso de iniciar el 2019 y si vemos con atención nuestro alrededor nos daremos cuenta de que son muy pocas las personas que no usan un teléfono inteligente, en nuestra cultura es común que los niños pidan “reyes” para el 6 de enero y, algo que he podido observar es que la mayoría piden una tableta digital o un iPhone, mi sobrino de 5 años aprendió a deslizar la pantalla de celular para ver fotos o videos desde que tenía poco más de un año y ahora ya es todo un experto. Conozco a personas de más de 70 años que saben usar perfectamente aplicaciones como Facebook o WhatsApp, también he visto a indigentes o personas de muy bajos recursos sacar su teléfono inteligente.

Pero, ¿cómo afecta este cambio de comportamiento social a las empresas o a los profesionistas independientes? La respuesta es muy sencilla, la sociedad ya no se comporta de la misma manera que lo hacía un par de años atrás, ni en su ámbito personal ni en sus decisiones de compra o venta con algún producto o servicio.

Ahora ya no es necesario salir de casa para adquirir un producto, el cliente puede ver todo un catálogo de productos desde la comodidad de su hogar, además, varias empresas generan estrategias de venta en donde el cliente puede adquirir su producto o servicio a un costo menor en su compra online.

Además, me atrevo a decir que un porcentaje muy alto de compradores, antes de visitar una tienda, primero le da “me gusta” al fan page de esa tienda o comienza a seguirla en Instagram para “echarle un ojo” a los productos y, si el cliente se topa con una empresa que ha invertido inteligentemente en las redes sociales o en su página web hay un porcentaje muy alto de que adquiera varios productos cuando acuda físicamente a la tienda o puede pasar todo lo contrario, que el cliente se tope con un fan page de facebook que no se ha actualizado desde hace 6 meses y cuyas publicaciones anteriores sólo dicen ¡buenos días!, ¡buenas tardes! y ¡buenas noches! y que con esto no le aporte absolutamente nada de interés al cliente y este termine por desilusionarse y opte por no visitar la tienda, aunque esta tenga productos de muy buena calidad, pues el cliente se irá con una mala impresión desde lo digital.

Todavía en pleno 2018 sé de empresas que no tienen presencia en redes sociales y que tampoco cuentan con página web, lo cual resulta negativo para esa empresa, pues los medios digitales benefician en el posicionamiento de la marca, en dar presencia y hacer comunidad, en atraer nuevos clientes y generar fidelización y así como hay empresas también hay profesionistas como médicos o abogados o dentistas que podrían estar construyendo una muy buena imagen en las redes sociales.

Para alguien que brinda un servicio de salud, nutrición o de temas legales es de suma importancia tener un buen prestigio para generar confianza y está comprobado que tener presencia en medios como periódico, tv, radio o por supuesto en redes sociales puede transmitir un sentimiento de confianza a las personas, ya que, el hecho de ser tan “visible” comunica que ese profesionista confía en su propio trabajo y que no tiene miedo de exponerlo al público.

 Conclusión

Vivimos en una época en donde prácticamente todas las personas a nuestro alrededor tienen acceso a internet, lo que ha ocasionado un cambio en su comportamiento, en la forma en la que se comunican, en la que comparten y en la que compran u ofrecen sus productos y servicios.

Ese cambio de compra/venta va de lo tradicional a lo digital, con el posicionamiento de la marca por medio de una página web y de redes sociales como Facebook, Instagram, Twitter o Pinterest, por lo que las empresas han tenido que adaptarse a ese nuevo cambio dándose a conocer con estrategias de Marketing Online.

El hecho de tener constancia en la presencia de marca genera confianza a los compradores, es por ello que es importante contar con una página web, generar tráfico en redes sociales y crear un buen contenido en redes.

 

¿Aún no tienes página web o buscas a un profesional que maneje tus redes sociales?

¡Contáctanos para obtener más información!

cristal.liera@camudi.mx

Artículos recomendados

Comparte esto en alguna de tus redes :)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X